Categoría: Adviento y Navidad

Velar, esperar y todo eso…

El Adviento es un tiempo de velar, de esperar, de meditar en lo que significa para nosotros como cristianos estar preparados.

Alabar los nombres de Jesús

En la última semana del adviento, nuestra intención se fija en las promesas mesiánicas proclamadas por los antiguos profetas de Israel. Actualmente, las ‘Antífonas O’ son conocidas para nosotros en el himno “Ven Emmanuel”.

El regalo de los Reyes Magos

Esta historia es como una parábola. Ilustra imágenes y personajes cotidianos y teje una historia con un final sorpresivo. Es una historia de amor desprendido que se parece a los regalos de los tres hombres sabios llamados los Reyes Magos, que siguieron una estrella hasta Belén.

Jesús: un retrato de la humildad

¿Quién está más indefenso que un niño recién nacido? Sin embargo, Jesús no dudó en compartir nuestra humanidad, y su nacimiento fue solo la primera manifestación de su humildad

¡Maranatha! – ¡Ven, Señor Jesús!

La expresión “¡Maranatha!” era un lema y una oración clave entre los primeros cristianos. Muchos cristianos hoy en día celebran el adviento en las semanas previas a la navidad.

Dios en la cueva de Belén

¡Qué maravilla! ¡Qué misterio! Dios, que es eterno, inmutable e insondable, se hace visible, vulnerable, débil e indefenso como un bebé judío recién nacido de una virgen sin concepción humana

Homilía de la Natividad

En este día Belén se asemeja al cielo, pues escucha venir desde los astros el canto de voces angélicas, y encierra dentro de sí al Sol de Justicia. Y no hay que preguntar cómo; porque cuando Dios lo quiere, el orden de la naturaleza cede.

El verdadero sentido de la navidad

Todos los años, cuando se acerca el tiempo de navidad, escuchamos mucho sobre el verdadero sentido de la navidad. Pero no siempre es claro cuál es ese verdadero sentido.

Cuando el cielo estalla en color

El Adviento es el tiempo en el que los cristianos se enfocan en el retorno del Mesías y el día en que vuelva en gloria. Este es el día en que “los tiempos venideros” finalmente llegarán y los santos entrarán en la vida celestial: “Mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.