¿Cuánto lastre estás cargando en tu camino espiritual? ¿No preferirías correr hacia el cielo con menos lastre en tus espaldas?