¿Quiénes somos?
Nuestro llamado
Blog
Nuestras comunidades
Música y culto
previous arrow
next arrow
Pray by Day
Breves reflexiones de Pray by Day

Autor: David Quintana, miembro de los Siervos de la Palabra, una hermandad ecuménica internacional de hombres que viven solteros para el Señor.

Envidia

En su carta a los Romanos, el Apóstol Pablo exhorta a sus lectores diciendo “Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor. No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.” (Romanos 13:7-8)

En los tiempos actuales es muy común encontrar gente amargada, que ha tenido “mala suerte”, que vive un “juego sin ganancias”. Esta es gente que cree que “si alguien más gana, yo pierdo”. Esta gente está esclavizada por la envidia, codiciando los dones, las posesiones o los logros de los demás. Son incapaces de buscar genuinamente el bien de aquellos a su alrededor. Son críticos y sarcásticos con los demás en su palabra y su pensamiento. Cuán liberador es, por el otro lado, aquel que ama con un corazón de siervo y es capaz de buscar y gozarse genuinamente en el bien de los demás, que puede ser leal con los otros, proteger y mejorar su reputación, aún más que la suya propia. El Señor quiere que su pueblo sea libre de envidias y codicias como él mandó, y que seamos libres de amar genuinamente a los demás desde el corazón.

Pregúntate durante el día de hoy: ¿Soy envidioso de los dones, las posesiones o los logros de los demás?

¿Te gusta esta meditación? ¡Descarga la aplicación Pray by Day o vuelve mañana por más!