¿Quiénes somos?
Nuestro llamado
Blog
Nuestras comunidades
Música y culto
previous arrow
next arrow
Pray by Day
Breves reflexiones de Pray by Day

Autor: Guillermo Camilo, un miembro de la Casa Internacional de Formación de los Siervos de la Palabra en 2017.

Hoy seguimos meditando en el Camino del Amor, de Primera de Corintios 13. Pablo escribe que el amor: “no es envidioso ni jactancioso…” (1 Corintios 13:4)

Es natural desear el bien a aquellos a quienes amamos. ¿Pero, qué pasa cuando también deseamos el bien para nosotros? Es ahí cuando surge la tentación de la envidia. Si realmente amamos, entonces nos regocijaremos en el bien de nuestro hermano. Debemos querer el bien para nuestro hermano, no los bienes que él tiene ni lo que podemos recibir de él.

Si lo piensas bien, no hay razón para la envidia. Ya tenemos el bien mayor: ¡el amor de Dios!

Según Primera de Corintios 13, el amor no es envidioso, pero tampoco es jactancioso. El amor no se jacta en sí mismo, ni en lo que tiene ni lo que alcanza. Hoy en día, Pablo diría “Deja de alardear”. Para amar como Dios ama, un discípulo no puede alardear.

Pregúntate este día: “en qué situaciones soy más propenso a envidiar los bienes o los talentos de los demás? ¿Cuándo soy más propenso a alardear de mis logros?

¿Te gusta esta meditación? ¡Descarga la aplicación Pray by Day o vuelve mañana por más!