[vc_column_text pb_margin_bottom=”no” pb_border_bottom=”no” width=”1/1″ el_position=”first last”]

La Espada del Espíritu
Semana de Oración
por la unidad de los cristianos
18-25 de enero, 2018

Llamados juntos al amor,
la unidad y la misión

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos,
si tuviereis amor los unos con los otros.”
(Juan 13:35)

[/vc_column_text] [vc_column_text pb_margin_bottom=”no” pb_border_bottom=”no” width=”1/1″ el_position=”first last”]

Introducción

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos es una observancia u “octava” de oración que dura 8 días. Ha sido así desde que inició este movimiento internacional en 1908. A continuación hay una serie de lecturas de la biblia para cada día, un pequeño comentario sobre la lectura y una oración. Este material se desarrolló por la Espada del Espíritu para su uso dentro de las comunidades locales y los hogares de sus miembros durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se celebrará en todo el mundo del 18 al 25 de enero de 2018.

Junto con las lecturas y oraciones comunes se incluyen preguntas adicionales para ayudar a los individuos y familias a participar en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Queremos animar a las familias a tomarse el tiempo de hacer las lecturas y oraciones para cada día y de discutirlas juntos, quizá durante las comidas o en el tiempo de oración familiar.  Siéntanse en la libertad de adaptar o cambiar las guías conforme sean más útiles.  Sobre todo las ‘preguntas para reflexión’, que se beneficiarán mucho de la adaptación o expansión que aplique para la realidad ecuménica de cada comunidad.

También incluimos una oración corta para el Día del Señor que se puede insertar en la sección que sigue a la Bendición del Vino, como las otras variaciones de temporada que encontramos en las oraciones del Día del Señor.

Por favor, usen estos materiales en cualquier manera que les sea más útil en sus tiempos de oración personal y familiar durante esta temporada de oración.

Nota: Los salmos que se incluyen en este folleto siguen la numeración de la tradición hebrea.

[/vc_column_text] [vc_column_text pb_margin_bottom=”no” pb_border_bottom=”no” width=”1/1″ el_position=”first last”]

Martes, 23 de enero

A través del amor, buscamos juntos un testimonio y misión común para el Señor (Nehemías 2:18)

  • Nehemías 2:17-18 y 6:15-16 “Levantémonos y edifiquemos.” Así que fortalecieron sus manos para esta obra buena.
  • Salmo 145:10-21 Ellos contarán de la gloria de tu reino y hablarán sobre tu poder.
  • Marcos 16:15-20 Ellos fueron a predicar a todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.
  • Hechos 2:43-47 Todos los que habían creído estaban juntos y el Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar.

Comentario:[fragmento de El Don de la Salvación: Declaración Conjunta de Evangélicos y Católicos, Enero de 1988] “Lo que nos une es mayor que lo que nos divide. Creemos que el Señor nos está llamando a dar mayor testimonio y trabajar juntos en la misión, por el bien del Evangelio y para cumplir el mandato de Cristo de hacer discípulos de todas las naciones.

Confesamos juntos que hay un solo Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; confesamos que Jesucristo es el Hijo de Dios encarnado; afirmamos la adhesión a la autoridad de la Sagrada Escritura, Palabra inspirada por Dios; y reconocemos el credo Niceno y el de los Apóstoles como fieles testimonios de la Palabra.

La efectividad de nuestro testimonio de Cristo depende del trabajo del Espíritu Santo, que nos llama y nos da poder para confesar juntos el sentido de la salvación que se nos prometió y se nos dio en Cristo Jesús nuestro Señor. A través de la oración y el estudio de la Sagrada Escritura, y acompañados por la reflexión de la iglesia sobre los textos sagrados desde tiempos antiguos, hemos encontrado que, a pesar de algunas diferencias obvias y persistentes, podemos dar testimonio como uno solo, del regalo de la salvación en Jesucristo. Ahora damos testimonio de este regalo de salvación en Jesucristo. Por este regalo damos testimonio, hablando desde y para nuestras muchas comunidades, y no a nombre de ellas.

Como creyentes se nos envió al mundo con la comisión de ser portadores de buenas noticias, de servirnos unos a otros con amor, de hacer el bien a todos y de evangelizar a todos en todas partes. Es nuestra responsabilidad y firme decisión llevar a todo el mundo la Buena Nueva del amor de Dios y de la salvación que logró nuestro Señor crucificado, resucitado y glorificado. Muchos están en peligro de perderse para siempre porque no conocen el camino de la salvación.

“En obediencia a la Gran Comisión de nuestro Señor, nos comprometemos a evangelizar a todos. Debemos compartir la plenitud de la verdad salvadora de Dios con todos, incluyendo a los miembros de nuestras muchas comunidades (sin importar la tradición o denominación cristiana de origen, todos debemos predicarnos el evangelio unos a otros). Los evangélicos deben predicar el Evangelio a los católicos y los católicos a los evangélicos, siempre diciendo la verdad con amor, “poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz… para edificación del Cuerpo de Cristo, 13.hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios (Efesios 4:3, 12-13).”

Preguntas para reflexión:

  • ¿Cuál es la base para el testimonio común del evangelio y la misión que tenemos juntos? Jesús dijo, “En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros” (Juan 13:35). ¿En qué maneras pueden tú y tu comunidad orar y dar testimonio junto con cristianos de otras tradiciones y denominaciones?
  • ¿De qué manera pueden tú y tu comunidad participar más en el trabajo de evangelización y predicación del evangelio con cristianos de otras tradiciones y denominaciones?

Oración: Dios de amor y de misericordia, mira nuestro deseo de servirte a pesar de nuestras limitaciones y pobreza espiritual. Llena los anhelos más profundos de nuestros corazones con el gozo de tu presencia. Llena nuestros corazones quebrantados con tu amor que sana para que podamos amar como tú nos has amado. Concédenos el don de la unidad para que podamos servirte juntos con alegría y compartir la buena nueva de tu salvación con todos. Te lo pedimos en el nombre de tu hijo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

[/vc_column_text]