– por Pili Galván

A inicios de Mayo tuvimos la Conferencia Internacional de Mujeres de la Espada del Espíritu en Chaska, Minnesota, E.E.U.U.

Fueron cuatro días llenos de bendiciones en los que tuvimos tiempos de enseñanza, tiempos de oración, meditaciones, talleres, tiempos para compartir y fortalecer relaciones disfrutando de una excelente comida.

El tema de la conferencia fue “Fortalézcanse en el Señor y en el poder de su fuerza” Efesios 6:10-11

Nos reunimos 200 mujeres de toda la Espada del Espíritu, de las 4 regiones y de 57 comunidades distintas. Tuvimos el placer de contar con la visita y enseñanzas del presidente de la Espada del Espíritu Jean Barbara, y de los hermanos de los Siervos de la Palabra Bruce Yocum y Dan Keating.

Una de las charlas fue sobre “Estar alerta”, estar conscientes de la batalla espiritual que existe en el mundo, de las diferentes corrientes que nos rodean y sobre cómo podemos responder ante esto como mujeres.

Bruce Yocum nos habló de lo que el Señor le está diciendo a la Espada del Espíritu y de la palabra profética que nos ha sido dada sobre los tiempos que estamos viviendo. Los cimientos están siendo destruidos – los cimientos de lo espiritual y lo moral – pero el Señor va a proteger a aquellos que no están listos al ponerlos detrás del baluarte que Él está formando con nosotros.

Debemos estar despiertas, estar alerta, mas no alarmadas.

“El Señor está moviendo los cimientos de la tierra, pero no estén ansiosos, no tengan miedo, pues Yo soy el que sostiene los cimientos de la tierra”

En la Espada del Espíritu nuestro primer carisma es la unidad: unidad de mente, unidad en el amor, unidad en la visión, en el liderazgo y en el ecumenismo. Precisamente esto fue lo que vivimos durante los cuatro días de la conferencia: una unidad profunda entre diferentes culturas, idiomas y denominaciones. Esta unidad fortalece el modo de ser de la Espada del Espíritu, al crecer en hermandad y fraternidad a través de nuestra comunidad internacional.

De las 200 mujeres presentes, aproximadamente 90 eran de habla hispana y 110 de otras lenguas. Nos reunimos en unidad recibiendo las enseñanzas, cantando y alabando en español y en inglés.

Cada día fue liderado por una hermana de cada una de las regiones.

El propósito de la conferencia fue fortalecer el liderazgo, las relaciones entre las mujeres, fortalecer nuestro modo de ser en la Espada del Espíritu y fortalecer el llamado que tenemos al ecumenismo en nuestra comunidad internacional.

Tuvimos talleres y pláticas sobre “Género”, “Adultos en transición” y “La corriente del ‘yo’” . Estos talleres nos ayudaron a profundizar más en nuestro entendimiento y conocimiento del mundo en el que vivimos y como podemos responder ante la situación actual.

También tuvimos una enseñanza sobre estar “Listas para la misión”. Debemos ser misioneras, estar listas para ser utilizadas, tanto en nuestra misión personal, como en nuestra misión en común en la Espada del Espíritu. Fue un llamado mas alto a lo que significa ser misionero y sobre cómo, muchas veces, podemos tener un servicio pero no estar listas para la misión. A pesar del llamado, las circunstancias, el miedo, ¿Estamos listas para la misión?

Una de las últimas sesiones sobre la “Batalla Espiritual” hablaba de que debemos reconocer que estamos en batalla y revestirnos de la armadura espiritual. Tuvimos, además, dos asambleas de oración impresionantes nos unieron aún más entre nosotras y también el Señor derramó abundantemente el fruto del Espíritu Santo sobre las líderes de la EDE.

Hubo tres cosas que impactaron mi vida, de manera personal, durante los días de la conferencia.

Primeramente, las tres meditaciones me hablaron de una manera muy personal. Trataron sobre “Estar Alerta”, “Tener Calma” y “Siempre dar gracias”.  “Estar alerta” nos exhortaba a mantenernos firmes, orar y estar equipadas para los tiempos que vivimos. En “Tener Calma” hablamos de no olvidar nuestros cimientos: nuestra vida de oración, de lectura de la Palabra, la vida de Servicio y la Vida en comunidad; y “Siempre dar gracias” trató de cómo desarrollar una actitud de gratitud.

Los tiempos de compartir y relacionarnos con otras hermanas fueron muy impactantes. Fue una bendición enorme poder conocer nuevas hermanas de la EDE y escuchar sobre la misión que están haciendo en sus países y comunidades. Es muy inspirador el ver de primera mano como se está viviendo el llamado y también el poder compartir con las mamás de amigos míos de la EDE.

Madres e hijas presentes en la conferencia

El tercer hecho palpable que vivimos en la conferencia fue la transgeneracionalidad de la EDE. En esta conferencia hubo muchas líderes jóvenes de todas las comunidades. Fue hermoso ver la convivencia entre las líderes más experimentadas que han sido pioneras en esta vida comunitaria y las líderes más jóvenes que están siendo formadas. Algunas pudimos compartir de la alegría de estar ahí como madre e hija y eso habla del llamado que tiene la EDE a la transgeneracionalidad y de ver como la juventud se está apropiado de este llamado.

Jean Barbara cerró la conferencia con una exhortación a estar listas para la misión y ser mártires. Debemos estar listas para ser mártires en el mundo; no siempre significa en carne (aunque para algunos si), sino en dar la vida en nuestros hogares, ambientes de trabajo, carreras, amistades; estar listas para defender el reino de Dios.

_____

Pili Galván es originaria de la Comunidad “Incienso de Dios” en Xalapa, México. Actualmente reside en Lansing MI, EEUU y es la directora de Grandly: Para abuelos estratégicos