Cuando alguien me pregunta por qué escogí hacer un compromiso con la Espada del Espíritu, le digo que una de las razones principales, si no la razón principal, es su dimensión ecuménica. Estar en comunidad con cristianos de otras iglesias ha sido extremadamente valioso para mi en mi crecimiento como discípulo, no solo en general, sino también como miembro de la iglesia ortodoxa. Hay dos razones para esto. Primero, como miembro comprometido en la comunidad ecuménica Pueblo de Dios en Beirut, era imperativo que yo conociera más profundamente la iglesia ortodoxa, su historia, su catecismo y su teología. La otra, de un modo más práctico, es que me animaron a asumir un rol más activo en la vida de mi parroquia de lo que había tenido antes. 

Ser parte de una comunidad ecuménica no elimina las diferencias entre mi denominación y otras, lastimosamente. Realmente es lo opuesto: he descubierto que al empezar a vivir con cristianos de otras denominaciones en una comunidad muy unida, me percaté más de esas diferencias. Una particular (y quizás trivial) es que los ortodoxos tenemos un calendario litúrgico distinto al de los católicos y protestantes. Esto significa que a menudo no celebramos las fiestas principales, como la Pascua y Pentecostés, junto a nuestros hermanos. Esto ha sido una experiencia muy dolorosa para mi. Habiendo dicho esto, ser parte de una comunidad ecuménica ha ampliado significativamente mi perspectiva y ha abierto mi corazón y mi capacidad de amar y servir a hermanos de otras tradiciones, a pesar de las diferencias de nuestras denominaciones. Descubrí que amarnos unos a otros y hacer misión juntos, a pesar de nuestras diferencias, nos hace crecer en humildad y es un gran testimonio para los demás del maravilloso amor de Cristo. Creo firmemente que solo el amor de Cristo puede unirnos y mantenernos unidos como comunidad. Esta “unidad-a-pesar-de-las-divisiones” es un aspecto importante de la comunidad ecuménica para mi.  


Salim es un hombre casado, parte de la comunidad Pueblo de Dios en Beirut, Líbano.

< Regresar al artículo principal